¿Estás buscando un visado para Estados Unidos?

La auténtica aventura americana: La Ruta 66

por Elena Escudero | 20 de enero de 2021
Final del camino en la Ruta 66

¿Quién no ha oído hablar alguna vez de la ruta 66? Conseguir el pasaporte de la ruta, visitar el cráter de un meteorito, devorar 2 kilos de ternera asada o hacer un grafiti en un Cadillac son algunas de las cosas que podemos hacer en nuestro viaje por la ruta 66.

¿Dónde empieza y dónde acaba la ruta 66?

La Ruta 66 se hizo famosa por ser la carretera que utilizaban los inmigrantes que viajaban al oeste buscando una vida mejor. A mediados de los años 80 llegaron las autopistas interestatales a Estados Unidos y esta vía fue quedándose obsoleta hasta convertirse en lo que es en la actualidad, una ruta histórica.

La Ruta 66 comienza en Chicago, Illinois, y finaliza en el muelle de Santa Mónica, Los Ángeles, California. Hay partes de esta ruta que se conservan intactas, otras que han entrado a formar parte de la red de autopistas interestatales y tramos que han desaparecido, pero se puede hacer todavía una ruta muy parecida a la original.

¿Qué debemos saber antes de empezar la Ruta 66?

Es imprescindible tener una buena planificación de viaje, saber los lugares más interesantes que queremos visitar y el tramo de kilómetros que vamos a recorrer cada día. Durante el viaje podemos encontrar algunos contratiempos, lugares cerrados o no llegar en hora al lugar escogido.

Además de saber los km que haremos al día, debemos saber dónde alojarnos y dónde parar a comer. Durante nuestra ruta encontraremos 3 cambios de horarios, por lo que la organización es fundamental para llegar a los lugares que tengamos reservados.

Vamos a necesitar un visado (autorización de viaje). Para entrar a Estados Unidos necesitamos un ESTA, que nos va a permitir movernos por un máximo de 90 días por todos los estados. Con esta autorización de viaje solo está permitido viajar por turismo. Asegúrate de cumplir con los requisitos y la documentación que necesitas para hacer el viaje.

Es recomendable tener algún día de más para poder desviarnos de la ruta y ver lugares como el Gran Cañón del Colorado o Las Vegas.

Auto de policía abandonado

¿Cuáles son las etapas recomendadas en la Ruta 66?

Vamos a proponer una ruta de 12 etapas, en la que vamos a intentar no perdernos nada importante:

Etapa 1: Chicago / Springfield

En la primera etapa se recorren aproximadamente 202 millas (325 kilómetros) por el estado de Illinois. El punto de partida es la señal de inicio de la Ruta 66.

En este primer tramo, una parada obligatoria para desayunar es el mítico Lou Mitchell's, un restaurante al más puro estilo americano donde sirven batidos gigantes con gofres o tortitas.

Seguimos hasta Joliet, un mítico pueblo donde encontraremos un taller de coches ambientado en la Ruta 66 y donde descubriremos que el primer tramo de la ruta era de adoquines y no de asfalto. El taller Dickson conserva un tramo de adoquines originales.

También veremos el Museo de la Ruta 66 o el Rialto Square Theatre, además de la Old Joliet Prison, donde se rodaron los escenarios principales de la serie Prison Break.

El siguiente pueblo es Wilmington, donde encontraremos el primer gigante de la ruta: el Gemini Giant, con 7 metros de altura, casco de astronauta y un cohete espacial en la mano nos da la bienvenida a Wilmington. Está situado frente al restaurante de comida rápida Launching Pad Drive-In, una parada imprescindible para fotografiarnos con él.

Se continúa hasta Odell y Dwight. Si hay algo súper típico en la Ruta 66 son las típicas gasolineras de los años 60, y aquí encontraremos la primera, la Standard Oil Gas Station. Aunque a día de hoy ya no está en uso, está incluida en la ruta como lugar histórico de EE.UU.

En Dwight están las famosas gasolineras Texaco, una maravilla de míticos surtidores con un garaje de coches antiguos.

Seguimos hasta Pontiac, el pueblo más destacado de la primera etapa. Un magnífico lugar famoso por sus 23 murales inspirados en la Ruta 66, su museo y sus edificios históricos.

Siguiente destino: Atlanta, donde nada más llegar nos saludará un gigante con un perrito caliente en las manos. Este es Tall Paul, más conocido como Hot Dog Muffler Man. A la salida de Atlanta nos despide un curioso depósito de agua pintado de amarillo con la típica cara de emoji sonriente.

Un buen lugar para descansar y poner fin a nuestra primera etapa es el Route 66 hotel en Springfield, un hotel modesto pero perfectamente ubicado para incorporarnos a la ruta al día siguiente.

Cartel de la ruta 66

Etapa 2: Springfield / Saint Louis

En esta segunda etapa recorreremos 96 millas (154 km) y haremos el primer cambio de estado, de Illinois a Missouri.

La primera visita en Springfield puede ser al Jungle Jim's Café, uno de los restaurantes más míticos de la Ruta 66. Springfield es la capital de Illinois y tiene muchísimos monumentos de la historia americana, además del hogar del presidente Abraham Lincoln.

Debemos visitar el parlamento de Illinois, el monumento a Lincoln y su estatua y la tumba del presidente. Todo el recorrido es gratis.

Siguiente parada: Divernon, en el municipio de Sugar Creek, donde encontramos el conocido puente de madera de 34 metros donde es típico hacerse fotos. También se puede visitar la conocida nave espacial de Divernon ubicada bajo un cartel gigante de la Ruta 66 en medio de la nada.

El siguiente pueblo es Stauton, donde encontramos una estatua de una silla gigante, amarilla y verde con una señal que nos indica la Ruta 66. Algunos km más adelante encontramos Henrys Rabbit Ranch, un rancho repleto de conejos e infinidad de objetos relacionados con la Ruta 66, además de ser gasolinera y tienda de souvenirs.

Siguiente pueblo: Saint Louis, donde cambiaremos de estado y llegamos a Missouri para comer en cualquiera de los restaurantes italianos que hay a lo largo de la calle Marconi Avenue, o para escuchar un auténtico blues en BB's Jazz Blues & Soups.

Un lugar obligatorio donde detenernos es Pappy's Smokehouse, uno de los asadores más famosos del país. Su especialidad son las costillas y permanece abierto las 24 horas.

También debemos visitar el Gateway Arch, el monumento más alto de los Estados Unidos con 192 metros de altura. Se puede subir por unos ascensores futuristas y disfrutar de las impresionantes vistas.

Para poder descansar, el Indian Mound Motel es un clásico que se encuentra a pocos km de la entrada de Saint Louis y apenas hay que desviarse. Perfecto para retomar nuestro viaje sin perder mucho tiempo.

Etapa 3: Saint Louis (MO) / Springfield (MO)    

Sí, no nos hemos equivocado, nos dirigimos de nuevo a Springfield. En Estados Unidos hay infinidad de ciudades con ese nombre, y en esta ocasión es Springfield de Missouri.

En esta etapa recorreremos 216 millas (347 km).

Primera parada: Chain of rocks bridge, el famoso puente para cruzar el río Mississippi. Desde 1970 este puente es únicamente peatonal, pero se puede aparcar en unos descampados cercanos, habilitados para tal fin.

La siguiente parada es Stanton, donde se encuentran las Meramec Caverns, más de 6.000 cuevas y cavernas únicas en el mundo. Después de la visita a las cuevas se pueden realizar actividades deportivas de rocódromos, tirolinas y canoas por el río.

Otra parada imprescindible de la ruta 66 es el Fanning 66 Outpost. Encontraremos una impresionante estación de servicio repleta de murales muy bien conservados y con la mecedora más grande del mundo. A través de estos murales, se cuenta la historia de este pueblo a lo largo de los años.

En East Washington Street encontramos el conocido Missouri Hick Barbeque, un restaurante especializado en carnes a la barbacoa y sándwiches de pulled pork. Este restaurante es famoso en todo el país y es una parada obligatoria.

Un sitio muy popular para dormir es el Wagon Wheel Motel. Se ubica en plena naturaleza y es muy acogedor. Sus habitaciones son cabañas y es importante reservar si queremos pasar la noche en él.

El siguiente pueblo es Rolla. Totem Pole Trading Post es la gasolinera más antigua de la Ruta 66. A unos 10 km encontraremos en medio de la naturaleza un puente conocido como Devil's Elbow Bridge, un pequeño puente metálico blanco muy bien conservado por donde podremos cruzar y disfrutar de la naturaleza hasta llegar a la orilla del río Big Piney.

Los siguientes pueblos son Lebanon y Marshfield. No hay mucho que ver durante este tramo aparte de gasolineras, pero sí vamos a disfrutar de la naturaleza del paisaje.

En Lebanon se encuentra el famoso Munger Moss Motel, aunque está un poco anticuado pues parece un museo de antigüedades.

La siguiente parada es Springfield (Missouri). Lo más destacable es su naturaleza y su parque dedicado a los Jardines japoneses, donde podremos estirar las piernas y descansar.

Parada imprescindible es el Wonders of Wildlife National Museum Aquarium, un museo de vida silvestre en 4 dimensiones.

Un paisaje de la ruta 66

Etapa 4: Springfield (Missouri) / Oklahoma

Este tramo de la Ruta 66 es de 289 millas (463 km). En él vamos a encontrar lugares míticos y es de los tramos más divertidos.

A unos 6 km de Springfield se encuentra la Gary's Gay Parita station, parada imprescindible. La mítica gasolinera sufrió un incendio en 1955, pero su dueño la reconstruyó exacta a la original.

Siguiente destino: Kansas. El tramo que recorre Kansas es muy corto, apenas unos 20 km, pero acoge 3 pueblos imprescindibles de visitar.

Primera parada: Galena (Kansas), un pueblo fantasma donde se puede desayunar en el Cars on the Route, una antigua gasolinera reconstruida en un restaurante. En Kansas encontraremos infinidad de postes de madera señalando la ruta 66, murales y sitios únicos donde hacernos fotos.

Seguimos para Riverton. Lo más típico de este pueblo es Nelson's Old River Store, una antigua gasolinera convertida en una tienda de souvenirs, charcutería y restaurante de sándwiches, además de encontrar todo tipos de furgonetas y camionetas antiguas.

Siguiente pueblo: Baxter Springs, donde se termina de cruzar el estado de Kansas por el Marsh Arch Bridge, un antiguo puente de cemento restaurado y lugar icónico de la Ruta 66 para entrar en un nuevo estado, Oklahoma.

Entrando en el estado de Oklahoma, debemos tener en cuenta que va a ser difícil seguir la ruta 66, pues hay muy pocos carteles señalizándola y combina tramos de la antigua ruta con la autovía y las carreteras secundarias. Debemos tener cuidado y estar muy atentos para no perdernos.

El primer lugar para parar es el pueblo de Miami. Parada imprescindible para los amantes de las motos es el Route 66 Vintage Iron, un pequeño museo donde ver una gran colección de motocicletas antiguas y la historia del mítico motorista Evil Knievel.

El Waylan's Ku-Ku Burguer ha sido premiado con la mejor hamburguesa de Oklahoma, una buena razón para parar a comer. Una de las hamburguesas más conocidas es la Buffalo Burger.

Coleman Theatre es un ícono de la Ruta 66 que no debemos perdernos al menos para observar su impresionante arquitectura.

Afton es para los más nostálgicos de los automóviles de la época. En Afton Station se encuentra un pequeño museo con 18 coches Packard y otros coches de la época de una colección privada.

Dentro de Chelsea hay poco que ver, pero una parada obligatoria es Ed Galloway's Totem Pole Park, un parque con 11 estructuras de tótems indios de hormigón, donde se incluye el totem más alto del mundo de 30 metros de altura. Antes de salir de Chelsea encontramos el Pryor Creek Bridge, un mítico puente metálico donde, si nos bajamos del coche, podremos pasar un buen rato en un inmenso bosque y descansar. Este puente es parte imprescindible de la Ruta 66.

Seguimos por Catoosa y su Blue Whale, una enorme ballena de 28 metros, en medio de un pequeño lago con escaleras y toboganes, uno de los lugares más fotografiados de la Ruta.

El siguiente pueblo es Tulsa, la capital del petróleo. Tulsa tiene el precio más barato de gasolina de todo Estados Unidos así que hay que llenar el depósito hasta arriba. A la entrada del pueblo encontraremos una calle entera repleta de antiguas furgonetas Volkswagen. Obligatorio en Tulsa es parar a comer o a cenar en Tally's Café, un restaurante decorado al más puro estilo americano donde la comida te saldrá hasta por las orejas. 

El Route 66 Village es un museo al aire libre donde, en un gigantesco tren situado al lado de una torre de hierro, se apoya una gigantesca estatua dorada colocada en el punto exacto donde se extrajo petróleo por primera vez en de junio de 1901. Debemos pasear por el Bohemio centro de Tulsa y disfrutar del arte callejero y ver los grafitis y murales de sus calles.

El siguiente pueblo es Arcadia, donde la primera parada es visitar Pops Arcadia, una cafetería con una enorme colección de botellas de cristal y una enorme entrada.

Y seguimos por Oklahoma City.

Gasolinera típica de la ruta 66

Etapa 5: Oklahoma City / Amarillo (Texas)

Esta etapa recorrerá 263 millas (423 km), atravesando Oklahoma y adentrándose en el estado de Texas.

Oklahoma City es una pequeña ciudad que hay que visitar. Es imprescindible visitar el Bricktown Canal, un canal para pasear y tomar algo o comer en los bares de la orilla. Otro sitio para ver es el estadio de béisbol de los Oklahoma City Dodgers. Muy recomendable también es el Science Museum Oklahoma.

Siguiente destino es Reno. Nada más entrar veremos una enorme torre de agua con el nombre del pueblo que nos da la bienvenida, imprescindible foto mítica.

Continuamos viaje hasta Weatherford, donde hay que destacar el Stafford Air & Space Museum, uno de los mejores museos de aviones con réplicas, misiones de la NASA, aviones reales e incluso una bomba termonuclear. Se puede parar a comer en el mítico Diner Lucille's Roadhouse.

Siguiente destino: Clinton, un pequeño pueblo que tiene un casino y hasta un parque acuático. Una parada recomendada es el Oklahoma Route 66 Museum, un museo de automóviles antiguos.

La siguiente parada es Elk City, donde vemos como el terreno va cambiando del verde al color amarillento de Texas. Aquí estaremos en el ecuador del viaje.

Lo primero que encontramos es la señal de ruta 66, que es la señal del National Route 66 Museum, un conjunto de edificios con 3 museos.

Continuamos ruta para adentramos en Texas, en Shamrock. En este pueblo fantasma se halla la conocida estación de servicio vintage Conoco Tower Station, una gasolinera estilo Artdeco con luces de neón.

Siguiente destino Groom, donde se encuentra la Cruz más alta de Estados Unidos (65 metros), un homenaje al viacrucis de Jesucristo.

Siguiendo la ruta, en la carretera veremos la famosa torre de agua inclinada.

Siguiente destino: Amarillo, donde podremos cenar y descansar. Puede ser en el famoso The Big Texan Steak Ranch & Motel. Inaugurado en 1959, debe su fama a que puedes comer gratis si eres capaz de comerte 2 kilos de carne con su guarnición en 1 hora o menos.

Etapa 6: Amarillo (Texas) / Santa Fe (Nuevo México)

Esta etapa recorre una distancia de 281 millas (452 km), la mayor parte es de desierto hasta llegar a Nuevo México.

En Amarillo podemos pasear por la histórica calle Sixth Street y comprar unos botes de Spray de colores para hacer unos Grafitis en Cadillac Ranch (Cadillacs enterrados en el suelo), que se encuentra a pocos km saliendo de Amarillo.

Siguiente parada Adrian, un pueblo desértico donde se haya el mítico cartel de la ruta, el Midpoint de la ruta 66, que nos indica que ya estamos en la mitad del camino. Parada obligatoria para hacer la foto con el cartel y parada obligatoria también en el café el MidPoint Café, donde Pixar se inspiró para crear el Flo's V8 Café de la película Cars.

Desde aquí nos despedimos de Texas para adentramos en el estado de Nuevo México.

La siguiente parada es Tucumcari, que nos recibirá con sus 31 murales gigantescos. El mural más mítico está en Lowe's Super Market, con 38 metros de largo y 7 de alto. También debemos parar en Teepee, una tienda de souvenirs con indios gigantes en la puerta. Aquí se halla también uno de los moteles más representativos de toda la Ruta 66, el Blue Swallow Motel, con sus característicos carteles de neón ambientado en los años 50. Podemos parar a comer en el Restaurante mexicano La Cita, que lo distinguiremos por un gigante sombrero mejicano que tiene en el techo.

La siguiente parada es Blue Hole antes de llegar a Santa Rosa. Un paisaje diferente con un espectacular lago azul donde podemos bañarnos y refrescarnos.

Y llegamos a Santa Fe. Aquí el paisaje es diferente al anterior de la ruta. La construcción de sus edificios es similar a la de México, es uno de los pueblos más bonitos de toda la Ruta 66. Una parada obligatoria es la de la Basílica de San Francisco de Asís, y también debemos parar en alguna de sus galerías de arte.

Otra parada imprescindible son las Tent Rocks, un parque nacional donde se encuentran las monumentales Montañas Tent Rocks, impresionantes rocas que debido a la erosión simulan tiendas de campaña.

Lo mejor del día será tomar un margarita en cualquier bar o en la plaza de Santa Fe, donde también veremos un bonito mercadillo artesanal.

Gasolinera antigua en Illinois

Etapa 7: Santa Fe / Gallup

Esta etapa recorre 199 millas (320 km).

Salimos de Santa Fe en dirección a Madrid (Nuevo México), un pequeño pueblo hippie. Y de aquí a Alburquerque.

Los fanáticos de la serie Breaking Bad podrán aquí visitar la casa de Walter White, la casa de Jesse Pinkman, el restaurante de Los Pollos Hermanos, el lavadero de coches, etc. Se ofrecen rutas por todos los escenarios de películas.

Una parada imprescindible es el Casco antiguo de Alburquerque, una zona muy colorida cerca del centro de la ciudad, repleta de museos y tiendas. También sugerimos visitar la ermita de San Felipe Neri y dar un paseo por la plaza mayor.

Visitar el estadio de béisbol de los Isótopos (para fans de los Simpson) y comer en el famoso Dinner 66 son dos cosas obligadas antes de marcharnos.

Seguimos la ruta hacia Gallump, donde se encuentra Church Rock, una enorme roca con forma de iglesia rodeada de un pequeño parque natural.

Aquí encontraremos otro de los gigantes que nos acompañan por la ruta 66, en esta ocasión está en el tejado de una tienda de coches. Aquí se puede parar a descansar en el famoso Hotel el Rancho, donde se alojaban los actores de las películas.

Etapa 8: Gallump / Flagstaff

Esta etapa recorre 189 millas (304 km)

Dejando atrás Gallump, cambiamos de estado a Arizona, tierra de indios y vaqueros e impresionantes paisajes rocosos y rojizos.

La siguiente parada es Lupton, donde debemos visitar Giant Teepee, una tienda de souvenirs muy curiosa con forma de Teepee indio.

Seguimos la ruta procurando no salirnos de ella, ya que hay tramos de la ruta 66 que van desapareciendo, llegamos a Petrified Forest y vamos a Petrified Forest National Park, un colosal parque nacional que nos va a ir abriendo boca para acabar visitando el Gran Cañón.

Seguimos hasta Holbrook donde podemos pasar la noche en el Wigwam Motel, un hotel donde las habitaciones son Teepees indios. Además, debemos pasar por el Visitor Center para recoger nuestro pasaporte de la Ruta 66 que nos irán sellando por todo el estado de Arizona, o para tenerlo como recuerdo de tu viaje.

Seguimos rumbo a Winslow, pero antes de llegar hay que parar en Joseph City, hogar de un monumento y tienda de la Ruta 66: la Jack Rabbit Trading Post. Al llegar a Winslow, un pequeño pueblo, debemos ir al centro a pasear por sus tranquilas calles y ver una de las señales pintadas en el suelo más míticas de la ruta. 

Algo imprescindible de ver es el Meteor Crater, un enorme cráter que se formó por el impacto de un meteorito y se puede hacer noche en el mítico Hotel La Posada.

De camino a Flagstaff veremos Twin Arrow Trading Post, una antigua estación de servicio abandonada cuyo reclamo son las dos inmensas flechas indias clavadas en el suelo.

Etapa 9: Flagstaff /Big Water

Nos desviamos unos 140 km de la ruta 66 pero por una buena causa: visitar el Gran Cañón y el Monument Valley. Hay que darse un importante madrugón pues tenemos que recorrer 390 millas (627 km).

Llegar pronto al parque Nacional es importante por lo que lo ideal es salir de Flagstaff de madrugada.

El Gran Cañón de Colorado debe su nombre al río Colorado, que fue desgastando el terreno y erosionando durante miles de años hasta formar lo que es hoy, una maravilla de la naturaleza y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Seguramente nos pasaremos toda la mañana en el cañón y veremos el Desert View y la Torre Vigía para después poner rumbo al Monument Valley. 20 kilómetros donde vamos a sentirnos unos auténticos vaqueros de las típicas películas del Oeste. El parque se puede ver en unas 2 o 3 horas, pero recordemos que está en el estado de Utah, donde es una hora más que en el estado de Arizona.

Después de un día especial y muy diferente, seguimos a nuestro siguiente destino: Big Water.

El Monument Valley

Etapa 10: Big Water / Las Vegas

En esta etapa vamos a recorrer 441 millas (709 km)

En esta etapa nos desviamos también de ruta 66 pero también por una causa justificada: visitar parques nacionales y Las Vegas pero, si alguien prefiere saltarse este tramo, deberán continuar desde Flagstaff hasta Kingman y luego a Santa Mónica. De todas maneras, creemos que merece la pena continuar por Big Water hasta Page, donde podemos encontrar un guía (es obligatorio) para visitar el Antelope Canyon, que es uno de los cañones más visitados y fotografiados del mundo.

De camino a nuestro siguiente destino se encuentra el lago Powell, un espectacular lago azul que destaca enormemente entre el rojizo y anaranjado color de la tierra de la zona. Al lago lo atraviesa un puente, que lo separa de la presa de Glen Canyon, una imagen espectacular que no debemos perdernos.

El siguiente destino es Horseshoe Bend. El resultado de la erosión del río Colorado hace una pronunciada curva que, tras el paso de los años, ha convertido el cañón en un lago en forma de herradura de caballo, que se visita desde arriba de la colina. Esta colina es una de las más espectaculares de todo el estado, desde el parking hasta la cima del cañón hay una caminata aproximadamente de 1 km que merece la pena recorrer, y una vez arriba podremos disfrutar de las vertiginosas vistas de Horseshoes Bend.

Nuestro siguiente destino es Bryce Cañon. A unas 150 millas (250 km) se encuentra el monumental Bryce Cañon, otro de los parques nacionales únicos en el mundo. Se trata de unas formaciones rocosas que, debido a la erosión del viento, forman miles de las llamadas chimeneas de hadas y crean un auténtico anfiteatro natural.

Además, el verde de los árboles mezclado con el rojizo de las rocas hacen que la vista sea indescriptible. El parque tiene 14 miradores, pero el que dispone de mejores vistas es el mirador de Sunset Point.

Si se dispone de tiempo, es aconsejable visitar también el parque nacional de Zion Park.

Etapa 11: Bryce / Las Vegas

Se acerca el final del viaje. En este tramo recorremos 161 millas (260 km). Este tramo se hace por autovía por lo que se llega rápido a Las Vegas. No obstante, debemos tener precaución, pues se mezclan carreteras viejas y lentas con autovías de 6 carriles.

Y llegamos a Las Vegas, una ciudad fluorescente donde podemos visitar lugares como La torre Eiffel, el puente de Brooklyn, el gran canal de Venecia, una pirámide egipcia, etc.Y, por supuesto, ¡casinos!

Esta ciudad se halla en pleno desierto de Mojave en Nevada. Su calle principal, The Strip, alberga la mayor cantidad de hoteles temáticos del mundo, pero todo este despliegue tiene un fin: acudir a sus famosos casinos, que permanecen abiertos las 24 horas del día.

Etapa 12: Las Vegas / Santa Mónica

Todo llega, y llegó el final del viaje. En el último tramo recorremos 292 millas (470 km).

En este tramo nos incorporamos de nuevo a la Ruta 66 y nos adentramos en el estado de California.

La primera parada es en Calico, donde vamos a viajar al antiguo Oeste. Un pueblo fantasma totalmente decorado para una película de vaqueros en pleno desierto de Mojave. El pueblo es conocido como Calico Ghost Town y merece la pena visitarlo y sentir el ambiente del viejo oeste, donde veremos una antigua mina que era la mayor productora de plata en California y un trenecito que nos dará la vuelta por todo el pueblo.

La siguiente parada es Yelmo. Debemos hacer parada en uno de los restaurantes más famosos de la Ruta 66: el Peggy Sue's 50's Diner, ambientado en los fabulosos años '50.

Y continuamos hasta Barstow y su conocidísimo McDonald's. No es un McDonald's normal: este se encuentra dentro de la antigua estación de ferrocarril, y las mesas y los comedores son los vagones del tren.

Después ponemos rumbo a Oro grande donde encontramos el mítico Bottle Tree Ranch. Elmer, un fanático coleccionista de botellas, creó su rancho de árboles repletos de botellas y objetos extraños, que se puede considerar como un extraño museo.

Ahora toca recorrer las últimas 131 millas (210 km) y observar las últimas señales de la ruta 66 entrando en Los Ángeles. Aquí termina la ruta, y a unos 20 minutos en coche llegamos al mítico muelle de Santa Mónica, donde nos despedimos de la Ruta 66.

Debemos avisar que es un duro viaje, muchas horas de conducción y poco descanso. Desde luego no son lo que podríamos denominar unas vacaciones de relax, pero sí podemos decir que son unas vacaciones que no olvidaremos jamás.